domingo, 28 de abril de 2013

VENTAJAS DEL AJEDREZ EN LOS COLEGIOS


Razones para llevar el ajedrez a los colegios

El ajedrez, una jugada maestra en el colegio
David Moreno, del colegio Emilio Valenzuela, competirá en Grecia en el Campeonato Mundial Escolar de Ajedrez.

Expertos dicen que eleva el rendimiento académico y mejora la convivencia entre los alumnos.

David Moreno cursa octavo grado en el colegio Emilio Valenzuela, de Bogotá, y es uno de los 12 estudiantes colombianos que en mayo viajarán a Halkidiki (Grecia) para participar en la novena edición del Campeonato Mundial Escolar de Ajedrez.

Desde hace cuatro años, este juego de mesa forma parte de su plan de estudios y –según él mismo reconoce– le ha servido no solo para adquirir destrezas en cálculo mental y razonamiento lógico, sino que también le ha inculcado valores como el respeto por el contrincante, el juego limpio y la solidaridad.

César Monrroy, docente de la asignatura de Ajedrez en el Emilio Valenzuela, de Bogotá, va aún más allá y asegura que los estudiantes que practican esta disciplina destacan generalmente en todo: “El ajedrez no solo es una ayuda en matemáticas sino en todas las áreas que tienen que ver con el pensamiento lógico y el abstracto, y en asignaturas como lenguaje”.

La ajedrecista Adriana Salazar es una gran conocedora de estos beneficios. En 1983 diseñó una propuesta curricular dedicada a la enseñanza de este deporte en el contexto escolar. Su modelo está implantado hoy en 35 colegios del país (privados y públicos) y en otros 30 de España. “Los resultados demuestran que los niños que practican el ajedrez incrementan sus periodos de atención, aumentan sus habilidades de cálculo, visualización, solución de problemas y toma de decisiones”, explica Salazar.
El ajedrez –según la experta– también mejora la autoestima, pues logra en los estudiantes una mayor conciencia de sus capacidades, promueve el respeto por las ideas de los demás, la paciencia y la tolerancia.

“El ajedrez puede ser una herramienta útil para fomentar la convivencia, puesto que esta disciplina enseña al jugador que aunque no se puede controlar al otro, se deben respetar sus decisiones”, explica al respecto Luis Ramón Pérez, presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez.

En Bogotá existen otros dos programas para el fomento del ajedrez entre los escolares, aunque de forma extracurricular: Escuelas Deportivas de Ajedrez, y Bogotá, Ciudad Ajedrez, que buscan no solo detectar nuevos talentos sino también acercar a los niños y jóvenes de diferentes colegios a esta disciplina.

José Sarmiento, coordinador de proyectos de la Fundación Cultural y Deportiva Integrarte, entidad responsable del programa Bogotá, Ciudad Ajedrez, señala que el principal problema para llevar este deporte a más colegios tiene que ver con la falta de docentes capacitados y de espacios idóneos para dictar las clases.

“Una de las dificultades que tenemos es que las clases de ajedrez las dictan maestros de otras asignaturas que, aunque lo saben jugar, no están entrenados para enseñarlo”, señala Sarmiento.

Aun así, cada vez más centros educativos son conscientes de la importancia de llevar los tableros de ajedrez a las aulas, y cada vez más niños como David Moreno comienzan a apasionarse por este deporte. Tanto así que al ser preguntado por su comida favorita, David responde en son de broma: “Un caballo o una torre mal puesta”.
Ejemplos en la costa Caribe
Dos experiencias pioneras en Sucre y Córdoba
Ernesto Solano, director del Club Deportivo Newschessint, en Sincelejo (Sucre), ha dedicado los últimos tres años a enseñarles ajedrez a más de 4.000 niños en su tiempo libre. “Con este proyecto buscamos masificar el ajedrez con criterios de calidad académica y disciplina. No solo lo promovemos como una herramienta que ayuda a mejorar los procesos educativos, sino como un deporte que permite transmitir valores y desarrollar habilidades mentales”, dice Solano, quien además funge como árbitro de la Federación Colombiana de Ajedrez.

En municipios de la costa atlántica como San Antero (Córdoba), por ejemplo, todos los colegios tienen clases de ajedrez tanto en primaria como en bachillerato.
‘No buscamos formar campeones’
Aunque el Concejo de Ibagué aprobó en el 2005 un proyecto que ordenaba la incorporación del ajedrez en el aula, apenas este año comenzará a implementarse. “No pretendemos formar campeones sino fomentar valores y mejorar el rendimiento académico de los estudiantes”, dice Luis Eduardo Barrios, coordinador del proyecto.
Nicolás Bustamante H.
Para EL TIEMPO